miércoles, 19 de octubre de 2016

¿Qué son las calderas?

¿Recuerdas esas clases en la escuela en las que aprendiste acerca de la Revolución industrial? La gran carrera industrializadora del mundo inició, después de la creación de muchísimos otros inventos (como el uso y los telares para hilar), con la utilización de una herramienta que cambiaría para siempre la producción: la máquina de vapor.
 
            Han pasado más de dos siglos desde entonces y aún, la máquina de vapor, sigue formando parte de nuestro globalizado e industrializado planeta.

            En cuanto a industria se refiere, las calderas son precisamente eso: máquinas de vapor, las cuales han sido modificadas y adaptadas para que, independientemente del tipo de vapor que generen, pueda hacerse de forma controlada y evitando un sobrecalentamiento de las instalaciones y del mismo aparato; esto es lo que diferencia a una caldera de una máquina de vapor común o un generador de vapor.
 
            Más estrictamente, según el Reglamento electrotécnico de España para baja tensión, las Calderas son todo aparato de presión donde el calor procedente de cualquier fuente de energía se transforma en energía utilizable, a través de un medio de transporte en fase líquida o vapor.
           
            Las calderas (y cualquier máquina de vapor) se caracterizan por convertir la energía química, de los elementos, en energía térmica, es decir de calor o calórica. Estas son máquinas grandes y complejas que deben ser manejadas por personas con un entrenamiento previo para evitar accidentes.

            Éstas máquinas cuentan con una diversidad de modelos diseñados para distintos usos, entre los cuales se pueden destacar la esterilización o tindalización, hacer de los líquidos pesados como el petróleo elementos con mayor fluidez o generar electricidad mediante un ciclo  de Rankine (que consiste en generar electricidad a través de la utilización de la energía calórica).

            Dado su diversidad de tareas, las calderas son comunes tanto en las fábricas de casi todo tipo, desde alimentos hasta refinerías, como en hospitales, cocinas de restaurantes y comedores de gran tamaño.